jueves, 30 de abril de 2009

Un paso positivo contra los crímenes de odio


Este miércoles 29 de abril la comunidad gay de Estados Unidos dio un paso más en una batalla en la que ha estado luchando por más de diez años. La Cámara de Representantes aprobó la Ley Federal Contra los Crímenes de Odio, conocida también como el Acta Matthew Shepard.
Esta es una victoria importante por dos razones. En primer lugar, porque ahora la comunidad LGBT se acerca más al objetivo de contar con una legislación federal que reconozca los crímenes cuando son motivados por la orientación sexual de una persona, y en segundo lugar, porque la ley hace nombre a Shepard, un joven gay de apenas 21 años que murió víctima de un cruento ataque producto de la homofobia.
Con esta medida se le otorgan recursos adicionales a las autoridades locales para que puedan investigar de una manera más adecuada los crímenes que tienen como origen la raza, la etnicidad, el sexo, la religión, la nacionalidad, la orientación sexual, la identidad sexual y la incapacidad. Pero quizás uno de los aspectos más importantes, es que con la nueva ley las agencias federales pueden intervenir en una investigación cuando las agencias locales no puedan o se nieguen a actuar ante un crimen de odio.
Ahora la ley debe pasar la aprobación del Senado antes de ser presentada para la firma del presidente Barack Obama. A diferencia de su antecesor George W. Bush, quien hace dos años vetó una ley similar, Obama ha pedido al Congreso que acelere esta medida, asegurando que será una protección más a los derechos civiles.
Las leyes federales actuales sólo permiten la investigación en crímenes de odio originados por la raza, la nacionalidad o religión, y sólo si la víctima estaba realizando a la hora del crimen alguna actividad considera de carácter federal, como ejerciendo el voto.
En octubre de 1998 Matthew Shepard fue maniatado y golpeado en Wyoming por la sola razón de ser gay. Tras su brutal muerte se creó un movimiento para reformar la ley federal contra los crimines de odio, con el fin de que se contemplara a la orientación sexual como una de las causas que se investiguen y se castiguen. Muertes como la de Matthew deben de detenerse y una ley federal de este tipo será sin duda un paso importante para alcanzar ese objetivo.

1 comentario:

  1. Quisiera comunicarme con el periodista Ramon Frisneda, mi mail es virgoluisy@hotmail.com

    ResponderEliminar